Traigan el ruido a las fronteras

¿Qué tan difícil es mostrar una postura política en la esfera pop y qué tanto cuesta mantenerla siendo fiel a los principios propios sin caer en contradicciones? La carrera de M.I.A. ha estado siempre bajo esos cuestionamientos. Aquí, recorremos algunos momentos clave de su biografía


Por Belinda Perea (@_belinda_pop_)


La vida de Mathangi “Maya” Arulpragasam es bastante peculiar: refugiada tamil inglesa, hija de un padre activista fundador de la resistencia en la guerra civil de Sri Lanka, quien sin haberlo planeado alcanzó la fama y pudo pintarle el dedo medio a toda la audiencia del Super Bowl. Quizá estos datos nos den un poco de contexto sobre M.I.A., de quien recopilamos algunos momentos clave dentro de su carrera.



La carrera de M.I.A. se ha visto rodeada de polémicas y censuras características de una artista que ha utilizado los micrófonos como medio de protesta y visibilización. Su música es principalmente una fusión del Bollywood, ritmos africanos, funk, sonidos de la guerra civil, hip hop, las melodías de su país natal y electrónica. M.I.A. logró colarse en el imaginario sonoro de los bares, clubes y festivales sin que muchos percibieran que estaban bailando al ritmo de una canción que retrataba la situación migrante y los conflictos bélicos, sociales y raciales del sureste asiático.



Uno de los referentes centrales para que M.I.A. se inclinara a la música después de haber asistido a la Universidad de las Artes en Londres fue su amistad con la vocalista de la banda Elastica, Justine Frischmann, después de que fueran presentadas por Damon Albarn durante un concierto del dúo francés Air. M.I.A. documentó parte de la gira de Elastica y colaboró en el arte de sus discos. Para este punto ella se encontraba reflexiva, tenía la necesidad de hacer algo con el poder que la música tenía y contar historias que fueran más allá de las situaciones del cotidiano y los discursos que ella consideraba banales. Con la ayuda de Justine graba el EP Galang, que después le haría obtener un contrato con la disquera XL Recordings.



Durante la grabación de su segundo material, Kala, enfrentó la censura por parte de las autoridades de Estados Unidos, ya que le fue negada la visa por tener nexos con “el terrorismo”, debido a la situación política de su padre y el grupo de resistencia de los Tigres Tamiles. Esta no sería la primera vez en la que estaría frente a la censura, ya que tiempo después, medios como MTV le negaron la transmisión de sus vídeos. "Born Free", del álbum MAYA, lanzado en 2010, retrataba la situación del genocidio que los tamiles estaban padeciendo. El vídeo fue retirado por Youtube y subido de nuevo tiempo después con restricciones de edad debido a que se mostraba la matanza de un grupo de personas pelirrojas, siendo masacradas a través de campos minados.



Su obra musicalizó la película Quisiera ser millonario. Paper Planes (cuyo sampleo proviene de una canción de The Clash y trata sobre la percepción que se tiene de los migrantes) logró posicionarse, para sorpresa suya, dentro de los primeros 100 lugares en varias listas de éxitos. Esta pieza en conjunto con la canción "O… Saya" la hicieron acreedora a una nominación en los premios Óscar del 2009 como la mejor grabación del año.



En 2012 fue invitada por Madonna a interpretar "Give me all your luvin’" junto con Nicki Minaj durante su presentación en el medio tiempo del Super Bowl. Su actuación la llevó a ser demandada millonariamente por parte de la NFL debido a que mostró el dedo medio durante algunos segundos en la transmisión.



“Nosotros empezamos desde abajo, pero Drake se llevó todo el crédito”, es una frase que figura en MATANGI, álbum del 2013, el cual ella considera su producción más espiritual, referenciando al hinduismo y al Dalái Lama. El video de "Bad Girls", uno de los sencillos de esta producción, fue criticado debido a que se grabó en una zona de Arabia Saudita en donde las mujeres tenían legalmente prohibido conducir vehículos. La composición de esta canción alude a esta prohibición.



AIM, lanzado en 2016, fue calificado como el remanente de lo que alguna vez fueron sus primeras producciones, con un discurso laxo y menos ácido en comparación a lo que expuso en sus inicios. Uno de los colaboradores de este álbum es Zayn Malik, con quien interpreta Freedun, en un intento fallido por mostrar el origen migrante de ambos. "Borders", el corte con más potencia de este álbum, pretende retratar la crisis humanitaria sobre los refugiados con un video dirigido por ella misma.



En 2018 se estrenó Matangi/MAYA/M.I.A., un documental en el que, de la mano del cineasta Steve Loveridge, nos devela todas sus facetas y recorre su carrera, mostrando desde sus ojos las primeras grabaciones que realizó cuando deseaba convertirse en documentalista, entrevistas donde da la vuelta al racismo con humor y momentos familiares donde la persecución política se tornó el eje de sus acciones.



¿Qué tan difícil es mostrar una postura política en la esfera pop y qué tanto cuesta mantenerla siendo fiel a los principios propios sin caer en contradicciones? La carrera de Maya Arulpragasam y su rebelde personalidad han estado siempre bajo esos cuestionamientos. Es una buena motivación al análisis de cómo para algunos grupos mejor posicionados la fama llega casi por herencia en comparación con aquellos quienes no logran encajar en ciertos parámetros, y a la vez, de lo difícil que es lograr la vigencia y concordancia en el discurso político a través de la industria musical cuando se es representante bajo los reflectores de una minoría en situación de vulnerabilidad social.