Porqué el rock urbano nunca se incorporó al pop en México


Por: Manolo Caso



Photo: Britannica


El año es 1968, mientras en E.E.U.U.A. el movimiento hippie se apodera del mainstream y paulatinamente incorpora el rock al canon de la música popular, en México las protestas no están relacionadas a guerras al otro lado del mundo sino a las inequidades sociales que se viven cotidianamente. Gustavo Díaz Ordaz es presidente y como en una película de cyberpunk, luego de masacrar estudiantes prohíbe el rock y toda música de protesta en México. La escena en estos años cruciales se torna al underground y permanece ahí hasta después de la prohibición musical y debatiblemente hasta la fecha.


Vivir en México es lo peor

Nuestro gobierno está muy mal

Y nadie puede protestar

Porque lo llevan a encerrar

Ya nadie quiere ni salir

Ni decir la verdad”.

–Three Souls In My Mind


En la música mexicana –a diferencia del resto del mundo- el mainstream se aleja del rock y se torna a géneros como la balada o el boyband, más en específico a la fiebre Timbiriche. La cultura Televisa establece una identidad colectiva: la del sueño americano. Mientras al norte el rock vive su ascenso y descenso, aquí permanece bajo tierra por décadas. El mexicano promedio no se quiere ver identificado con las realidades que proyecta el rock nacional. En E.E.U.U.A. y en Inglaterra el rock ya está tan incorporado que deja a un lado el discurso de protesta con el que nació y se torna conformista después del fin de los Sex Pistols y la muerte de Sid y Nancy Vicious. El rock en inglés empieza a hablar del amor mítico o de la mitología de Tolkien (como es el caso de Led Zeppelin), en México sigue vigente el discurso de violencia, discriminación e inequidad social como realidades cotidianas. El oyente promedio tiene dos opciones: escuchar música que le haga creer en un mejor mañana y en la posibilidad de un amor que lo salve del tedio y la pobreza, o aceptar una identidad con los artistas del rock urbano que siguen hablando de cosas que preferimos ignorar. El Haragán escribe:

“¿Cuántas manos han tocado tus manos?

Las mismas que te han asesinado

¿Cuántos ojos te han mirado a los ojos?

Los mismos que de ti se han burlado

[…] mi muñequita de hule, de plástico…

Muñequita sintética […]”






El Haragán y Compañía - Muñequita Sintética ft. Rubén Albarrán




Se lee como una pancarta de marcha feminista. Violencia, abuso, falta de opción y privación de la libertad. Sin embargo, si encuestas a mil mexicanos aleatoriamente, garantizo que ni la mitad conoce al Haragán cuando la gran mayoría estaría familiarizada con Paulina Rubio. Los años de auge del rock a nivel mundial son años en los que el rock se mantuvo silenciado en la sociedad mexicana como un tema tabú. Fueron solamente las comunidades urbanas marginadas las que mantuvieron a la escena viva y a su vez perpetuaron la voz de protesta que originalmente le dio vida al género musical. Aun cuando la canción más escuchada de Luis Miguel en Spotify tiene 127 millones de reproducciones y la más escuchada de El Tri (el máximo expositor del rock urbano) tiene 37 millones de reproducciones, estoy seguro que la música mexicana que sobrevivirá a la posteridad será el rock de protesta, pues la historia siempre le ha hecho justicia a las voces que no quisieron (o no pudieron) incorporarse al mensaje del establecimiento. Pienso en Cervantes en la cárcel o viviendo en la pobreza considerado un artista inferior a sus contemporáneos por no destacarse por escribir poesía o teatro (los géneros literarios más celebrados del siglo de oro) y espero que artistas como El Haragán sean celebrados después de su tiempo por haber permanecido fieles a su inconformidad. Es más fácil identificarse con Pepe Aguilar que con Rockdrigo o Liran Rol, pues el contexto de las canciones del primero son temas fáciles de asimilar a diferencia de enfrentar realidades violentas y amargas. La cultura en México necesita más inconformidad y menos finales felices, el rock urbano presenta una resistencia que ha sido censurada mediáticamente más allá de la muerte del señor Díaz Ordaz.

Gunk

Legal

Redes

Jab

Hook

Blast

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco

Contacto

Leak

© 2020 Gunk