Nos queremos vivas.

Puede que la lista de mujeres que han dejado huella en el ámbito musical popular de México llene varias páginas. Pero la lista de mujeres asesinadas en este país puede llenar muros altos, interminables.


Por Araceli Rebollo


Cuando me invitó Gunk a escribir un texto, además de emocionarme, me sentí llena de orgullo. Textos escritos por mujeres de mujeres en la música. De inicio pensé en escribir de las grandes y reconocidas voces mexicanas femeninas que nos representan. Hacer un recorrido histórico por figuras como Juana de Santa Catarina y Sor Juana, que ya hacían música desde la época del virreinato en estas tierras, componiendo villancicos y loas y haciendo uso de nuevos instrumentos. Para dar un salto cuántico y nombrar de pasada a Ángela Peralta cantante y compositora que puso en alto el nombre de nuestro país.

Después de comenzar así, una larga lista del siglo XX... María Teresa Lara, María Grever (compositora), autora de más de 500 boleros que sumaron a la música popular mexicana un gran prestigio, y Consuelo Velázquez, pianista y compositora que, al ritmo de "Bésame mucho", se abrió camino en el mundo del cine.

Llegar a la voz de Lucha Reyes, desdeñada por muchos y mal amada por otros. Lucha Villa, la reina de los palenques. Lola Beltrán o Lola la Grande, de quien Carlos Fuentes y Monsiváis escribieran. Pasando por las personalidades de Lupita D'Alessio y Yuri. Reconocer las voces juveniles de los años 80, con la música pop de grupos como Pandora o Flans. Hablar de artistas más versátiles, como Ana Gabriel o Lucerito, quienes incursionaron en géneros poco recurrentes para la voz femenina.

Recordar los escándalos de Gloria Trevi. Y a Selena, Rocío Dúrcal y Chavela Vargas, que aunque no son mexicanas las amamos igual.

De ahí quería desplazarme y hablar de mujeres como Cecilia Toussaint, Julieta Venegas, Ely Guerra o Rita Guerrero, quienes además de ser voces llenas de fuerza, supieron abrirse paso en un género que parecía ser únicamente para hombres.

Por supuesto, también estarían las imperdibles internacionales, que no podríamos dejar fuera: Billie Holiday, Janis Joplin, Édith Piaf, Nina Simone y muchas más que han dejado un legado importante no solo en la música sino en la lucha por la equidad de las mujeres.

Así, con la hoja en blanco, pero con una primera idea y mi cámara me fui al Zócalo capitalino a tomar fotografías, otra de mis nuevas pasiones.

Foto: Araceli Rebollo


Entre nombres de mujeres, turistas, madres, hermanas, amigas, curiosos y flores, pensé entonces en todas esas voces que ya no suenan. Esos alientos que ya no tienen quién los respire y los transforme en melodía.

Pienso en otros nombres, nombres de mujeres asesinadas o abusadas, violentadas o desaparecidas que hacían arte, que hacían música y que ya nunca escucharemos.

María Elena Ríos, mujer saxofonista rociada con ácido. Zayda Peña, baleada. Mia Zapata, estrangulada y brutalmente golpeada. Y el asunto no termina aquí. El asunto es que no se visibiliza ni el trabajo de las mujeres en la música, ni sus muertes y desapariciones.

Este 8 de marzo de 2021, tras vivir un año de encierro por una pandemia que aqueja al mundo y pone en peligro la vida de millones de personas, nuestro presidente sigue dando la espalda a los trabajos de asociaciones de mujeres que hacen mucho para detener la violencia de género.

Foto: Araceli Rebollo

Lo urgente, como siempre, quita espacio a lo importante. Puede que la lista de mujeres que han dejado huella en el ámbito musical popular de México llene varias páginas. Pero la lista de mujeres asesinadas en este país puede llenar muros altos, interminables.

Levantaron un muro para "proteger" el palacio nacional y el palacio de bellas artes, porque son patrimonio cultural de la nación. Y a las mujeres, ¿cuándo? ¿Cuándo podremos caminar libremente por las calles sin miedo? ¿Cuándo estaremos protegidas?

Porque son muchas las que estuvieron antes y son más las que vienen detrás, demos nuestras voces y hagamos música con ellas.