Nirvana: 29 años de Nevermind.

Por: Rogelio Garza / @rogeliogarzap


Por varias razones, Nevermind fue quizá el disco de rock más representativo de los años noventa. Sobre todas porque Nirvana fue el grupo de rock que le dio un sonido y una voz a la Generación X –a la que pertenezco– e incorporó la cultura del rock subterráneo al mercado masivo bajo una etiqueta comercial que nació como una moda: el grunge. Al grupo nunca le interesó abanderar ningún movimiento musical.



Foto:CBC


La historia del poderoso trío de Aberdeen ha sido contada y recreada en incontables libros y documentales que dan razón de sus respectivas vidas, particularmente la de su compositor, guitarrista y cantante, el rubio de los cables pelados, Kurt Cobain, y su muerte prematura en 1994 por un escopetazo. Hasta la fecha no se sabe si se lo propinó él en medio de una depresión o si se lo atizaron como parte de un complot, lo cual sólo ha hecho más grande su leyenda. Pero es una historia como la de cualquier otro grupo local de rock que asciende al éxito como un bólido en llamas destinado a estrellarse. Finalmente el trío quedó integrado por los hoy insoportables Chris Novoselic en el bajo y el ajonjolí de todos los moles rockeros, el baterista Dave Grohl. Su primer disco, una crudeza llamada Bleach, fue producido por Jack Endino, el músico y productor de Seattle que también grabó con Soundgarden y Mudhoney, y publicado por la disquera independiente Sub Pop en 1989.



Foto: K.W.


En septiembre de 1991 Nirvana “se vendió” a la disquera Geffen Records y lanzaron el disco que le iba a dar una vuelta al rock. Nevermind es un discazo desde la célebre portada, creación Robert Fisher y Cobain, con la fotografía de Kirk Weddle del bebé Spencer Elden sumergido en una alberca. Es una colección de doce canciones rudas de escuchar producidas por otro magazo de peso completo, Butch Vig, que además de tocar la batería con Garbage ha grabado a Urge Overkill, The Smashing Pumpkins, Sonic Youth y L7, entre otros. Aquí se sonoriza la angustia juvenil de la época, soledad, aburrición, abandono y un profundo encabronamiento con la vida. Sin duda, Cobain ha sido uno de los compositores claves de aquella época y del rock. Con su estilo furioso de tocar, el sonido oxidado que se apropió de Neil Young y Sonic Youth, su admiración por William Burroughs, su fascinación por las armas y las drogas duras, encontró el tono, las palabras y la actitud para expresar lo que sólo podía ser expresado a través de la música: el espíritu juvenil.



Foto: R&RHF


Pero el grunge sigue siendo sujeto de discusión. Algunos lo niegan como terraplanistas, para ellos es algo que nunca existió a pesar de la evidencia. Para otros fue una moda que reciclaba el pasado, desde la música hasta la camisa de franela del abuelo, que logró meterse hasta la cocina de la abuela y resonar en las fiestas familiares. Para muchos más fue una movida musical que ya era la cuarta vuelta en la espiral del punk americano más salvaje y aperrado, descendiente de The Stooges (No Fun) en los sesenta / The Ramones (Blietzkrieg Bop) en los setenta / y Black Flag (Rise Above) en los ochenta. Era la espiral de inspiración de Kurt Cobain, sin olvidar a los san franciscanos de Flipper ni al rupestre del garage, Daniel Johnston. Y la integración de todo eso a la cultura popular.



Foto: TCM


Lo cierto es que Nirvana fue el heraldo mundial del rock alternativo. Con toda su dureza hecha para vender, Nevermind vendió más de treinta millones de copias. Es un disco honesto, al cuidado de una mano experta que supo conservar su espontaneidad, con dos himnos generacionales: Smells Like Teen Spirit y la sicodélica Come As You Are. Si en 1991 ya había grupos alternativos e indies en fuga, Nirvana tiro las puertas del mainstream.




Tras ellos irrumpió una horda de grupos subterráneos de diversas corrientes, entre los que figuraron cientos de grupos grunge. De algún modo, la mayoría trataba de emular el sonido y la actitud de Cobain.



Foto: NYT


A veces creo que quizá Nirvana fue el último gran grupo en la tradición clásica del rock. Y aunque yo prefiero el Unplugged, podría apostar un dólar a que Nevermind es su mejor disco.




Gunk

Legal

Redes

Jab

Hook

Blast

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco

Contacto

Leak

© 2020 Gunk