Louis Armstrong: el emisario del jazz.

Por: María Hurtado.

Foto: E.B.

La leyenda del jazz, aquella de característica sonrisa, el mejor trompetista del mundo; cantante, escritor, activista, y artista internacional: Louis Armstrong, murió hace 49 años. El nombre de Armstrong se acompaña de amor y admiración. Es el nombre que transformó el jazz, que a la fecha cautiva a cada uno de sus oyentes con el exquisito sabor de cada una de sus notas. Se hizo omnipresente, con un legado que ha trascendido épocas, modas y oleajes musicales.



Foto: Getty



Sin importar lo que las circunstancias de su vida pudieron haber determinado, el famosísimo músico de Nueva Orleans, demostró tener lo necesario y más. Después de haber disparado una pistola al aire en año nuevo Louis, de 11 años, fue mandado al Colored Waif’s Home for Boys, hito en su historia ya que en aquel lugar aprendería a tocar la trompeta con excelencia, transformando así su futuro y el del mundo entero.  



Este hombre de voz áspera y talento innato vivió una vida llena de gloriosos momentos, entre ellos haberse convertido en solista del jazz (raro para la época y el género), dar conciertos durante la Guerra Fría en el Berlín comunista, su colaboración con Jimmie Rodgers (el padre del country), su actuación en películas como Ex-flame, sus giras por Europa, entre muchos otros.


Foto: AP


Satchmo, así llamado por sus grandes labios, pasó sus últimos años haciendo que cada uno de sus respiros valieran la pena. Después de haber escrito y grabado varias autobiografías, en el año de 1959 mientras daba una gira por Europa, su corazón se detuvo en Spoleto, Italia. El paro cardíaco que marcaría el principio de sus problemas de salud. A pesar de las recomendaciones dadas los doctores, Pops continuó dando vida a los escenarios del mundo con su trompeta y fervorosa voz. En 1960 hizo una gira por África patrocinada por Pepsi. Y por supuesto no podría haber faltado su presencia dentro de la Casa Blanca, en el cumpleaños de John F. Kennedy, Pops se presentó para dar vida a la fiesta.


Foto: BBC


En 1964, Hello Dolly se convierte en el hit número uno del momento, dejando por debajo a Los Beatles, quiénes llevaban un tiempo en la cima. Años más tarde, en 1967, grabaría la canción What a Wonderful World, canción con la que se le recordará por el resto de la historia. Curiosamente esta canción no fue originalmente escrita para él, sino Tony Bennet, sin embargo terminó en manos de Armstrong quien la dominó como todo un ícono del jazz .




Un año después de grabar What a Wonderful World Louis es internado por segunda vez, esta ocasión en Nueva York, debido a dolencias del corazón y riñón. Sin embargo, este no será su gran final. Continuó en los escenarios de los Estados Unidos hasta el año de 1971. Fue el 6 de julio de ese año que Louis Armstrong no despertó. Su muerte fue la que muchos desean: murió mientras dormía, en su cama, junto a su cuarta esposa, Lucille. Dos días después de haber celebrado su cumpleaños con sus seres queridos en Queens, Nueva York. El 8 de julio más de 30,000 personas lloraron su muerte, y a la fecha se encuentra enterrado en el cementerio de Flushing en Queens.





Gunk

Legal

Redes

Jab

Hook

Blast

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco

Contacto

Leak

© 2020 Gunk