La misteriosa muerte de Jim Morrison de "The Doors" y las teorías que la rodean hasta la fecha.

Por: Juan Pablo Castañeda Alcázar.

Foto: Getty

Nunca se realizó una autopsia al popular cantante, poeta e icónica imagen de la legendaria banda norteamericana The Doors, por lo que algunos aún insisten en que quizás nunca falleció como se afirmó de manera ‘oficial’.

Jim Morrison, quien alcanzara la fama y prestigio internacional durante la década de los 60 con clásicos como Light My Fire, Peace Frog, Riders on The Storm; entre muchos otros, encontró su tortuoso desenlace y firmó su entrada como miembro del llamado ‘Club de los 27’, cuando se le declaró muerto por una supuesta falla cardíaca en el año de 1971 muy lejos de su país. Aunque las circunstancias que rodean su muerte aún quedan poco claras para muchos que lo idolatraron.


Quizás su debacle comenzó durante un concierto en Florida en el año de 1969, cuando el llamado Rey Lagarto, fue acusado de mostrar sus genitales al público durante un recital, lo que le costó ser acusado de indecencia pública, que a la postre se tradujo en múltiples shows cancelados para su banda. Esperando poder apelar la decisión e inmiscuido en una serie de problemas legales, Morrison optó por mudarse a París en marzo de 1971, con su entonces pareja, Pamela Courson. Se dice que durante su estancia en la ciudad luz, el músico y poeta subió tanto de peso, que la gente ya no lo reconocía en las calles, lo cual se argumenta también estuvo ligado a problemas de salud, que aunaron a su fatídico destino.


Foto:BBC

Se sabe que la pareja rentó un departamento en el número 17 de la calle Beautreillis, y que en la mañana del 3 de julio de 1971, fue encontrado muerto en el baño de dicho inmueble. Courson reportó el hecho a las autoridades, sin embargo éstas arribaron muy tarde como para poder hacer algo al respecto. Fue declarado oficialmente muerto de una insuficiencia cardíaca, provocada por el uso de heroína.


No obstante, no todo mundo concuerda con la versión oficial de los hechos. Morrison era conocido por beber y usar drogas de forma excesiva, por lo que se cree que estas jugaron un rol en su fallecimiento, en eso casi todos concuerdan.

La versión más aceptada por fans e historiadores es que él y Courson habían pasado aquella noche escuchando música e inhalando heroína juntos, pues se decía que Morrison tenía aversión total por las agujas.

El producto inhalado por ambos al parecer era sumamente potente, por lo cual Morrison tuvo una reacción negativa al poco tiempo. Fue entonces llevado a la tina por su novia para darse un baño de agua caliente, lo cual se dice puede ayudar cuando un individuo sufre una sobredosis de opioides, sin embargo resultó inútil.


Foto:OBS

Algunos otros sin embargo, como Sam Bernett, dueño de clubes nocturnos y amigo cercano de Morrison, aseguran que murió en un baño, pero del club Rock & Roll Circus. Un lugar que frecuentaba comúnmente durante sus días en París, pues se dice; apareció un día antes de morir tratando de conseguir heroína, acto seguido se encerró en el baño y jamás volvió a salir.


Foto: INX

“Cuando lo encontramos, tenía un poco de espuma y sangre saliéndole de la boca, y el doctor aseguro que se trataba de una sobre dosis de heroína”, aseguró Bernett sobre el incidente.

Al fallecer en el baño por una supuesta mala reacción a heroína de mala calidad, los dealers que le vendieron el estupefaciente decidieron encubrir el hecho, trasladándolo de nuevo a su departamento, insistiendo en que solo se encontraba inconsciente, depositando su cuerpo en la bañera donde Courson lo encontró hasta la mañana siguiente y reportó el hecho.

Pero también se ha popularizado entre los fans la versión de la cantante Marianne Faithfull, quien aseguró que su ex novio y también dealer Jean de Breteuil fue el responsable de lo sucedido a Morrison. Según su versión, ella y su pareja hicieron una parada en el departamento de Morrison para entregarle la mercancía que le provocaría la muerte, “claro que fue accidente, pobre tipo. La heroína fue demasiado fuerte, y esto hizo que muriera”, declaró en su momento.


Ya que una autopsia jamás fue realizada al cadáver, teorías más extrañas han salido a la luz durante décadas, algunos incluso asegurando que el Rey Lagarto jamás falleció aquella noche en París y que en realidad fingió su propia muerte, regresando al poco tiempo a Nueva York, donde rumoran algunos continua vivo a la fecha, recitando poesía de forma anónima. Otros más piensan se mudó al estado de Oregón y abrió el Santuario Jim Morrison, cambiando su nombre por el de Bill Loyer.

A pesar de la infinidad de rumores que circularon, el cuerpo del frontman de The Doors (o cuando menos alguien muy parecido a él), fue enterrado en una pequeña ceremonia en el cementerio Père-Lachaise de París, donde al día de hoy, miles de fanáticos alrededor del mundo siguen peregrinando para rendirle homenaje al que muchos consideran, uno de los más grandes exponentes que el rock ha tenido en su historia.

Aunque quizás el misterio en torno a su muerte, jamás pueda ser del todo resuelto, lo que queda más que claro, es que su legado e icónica imagen seguirá estando presente en la mente de millones de amantes de la música por muchas más décadas por venir. Se trata sencillamente de un ícono que jamás podrá ser borrado de nuestras memorias, a pesar de su trágico y extraño desenlace.

Descanse en paz (o quizás aún no) hoy y siempre, Jim Douglas Morrison.



Foto: Francesca Vilchis

Gunk

Legal

Redes

Jab

Hook

Blast

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco

Contacto

Leak

© 2020 Gunk