Jazz Bandana: el viaje de vuelta a la Tierra es el más largo

Con su más reciente trabajo, el rapero boricua completa una década de rimas anómalas, beats que flotan como un humo de consistencia cremosa y 40 cortes bien craneados.


Por Ricardo Pineda A. (@PinedayAguilar)


El tiempo es un largo viaje que no recordamos cuándo comenzó y no sabemos en qué momento terminará. Disfrutar el trayecto, hacer las paradas pertinentes y meter el acelerador cuando se requiere es, a veces, lo que le da sentido y dirección a ese recorrido. Quien haya escuchado previamente el flow del puertorriqueño Omar Lugo, mejor conocido como Jazz Bandana, sabe que en sus beats y rimas el tiempo atrapa formas que son atmósferas y fotografías mentales, las cuales nos llevan a estados poderosos y adecuados para disfrutar el viaje.



Vigente y prolífico como pocos, Jazz Bandana es uno de los pocos trappers de Puerto Rico que puede ostentar un estilo así de único y diverso, en donde los referentes funk, soul, jazzísticos e incluso de algunas tinturas con ánimos abstractos, rockers y pop han logrado depurar el oficio de una personalidad genuina. Jazz Bandana, es sabido, es un marciano, una contraseña sutil, un arma secreta de la música underground latinoamericana, y también un rapper sui géneris.


Durante la última década de carrera, Jazz Bandana ha confeccionado todo un universo personal en casi un disco por año entre álbumes y EPs, doce producciones en total si sumamos su más reciente aventura sonora, la cual lleva por título De Vuelta a la Tierra, y que abreva el espíritu de recogimiento pandémico para publicar la friolera de 40 tracks, toda una osadía en tiempos de la inmediatez de la canción.


Platicamos con el autor de “Personal”, “Delete” y “La Gloria” para encaminarnos por los sutiles matices de De Vuelta a la Tierra.


¿Cómo llegaste a la decisión de lanzar un álbum con tantos tracks y cuál es el eje que los rige y distingue frente a tus trabajos previos?


Jazz Bandana: Fue una meta que me propuse durante la pandemia, lo compuse de trabajos que había comenzado durante la misma y los uní con ideas que tenía previas pero que por tecnicismos no los incluí en otros proyectos. Cuando me di cuenta tenía muchísimos temas, todos con su propio sonido, decidí retarme y trabaje uno a uno los temas hasta que terminé con un álbum de 39 canciones más un single.


Tal vez lo que diferencia este álbum del resto, además de su longitud, es que abarca diferentes ramas del hip hop, como el plug, plug & b, trap, rap y también tiene ritmos un poco experimentales.


Percibimos que este disco te encuentra más seguro de ti, maduro líricamente hablando, ¿Cómo dialogas o te ves reflejado en este disco ahora que ya está terminado?


Artísticamente hablando me reflejo más atrevido a la hora de perseguir el sonido que me gusta, me siento más libre; al momento de sentarme y hacer música, aunque suene egoísta no pienso en lo que la masa o la gente quiere escuchar, hago música que a mi me guste y no me limito a ritmos basado en el pensamiento de que la música debe parecerse a X o Y para poder “pegarse”. Por eso, en este momento me reflejo único, libre, atrevido, apartado, raro, diferente.


El álbum también tiene un trabajo colaborativo con Pepper Kilo, de Füete Billete, a quien también se le conoce en México y quien hablaba de ti en sus primeras entrevistas acá. Tus discos no suelen tener muchas colaboraciones al micrófono y nos gustaría que nos contaras un poco del tema, tu relación con Pepe y cómo decidiste ponerlo acá.


Pues a Pepper lo escucho desde Ciencia Ficción y siempre me ha tripiao y tiene el respect. Personalmente lo conozco desde Dávila 666 y luego cuando comienzan el proyecto de Füete Billete empezamos a colaborar haciendo conciertos. Desde siempre ha estado ese pensamiento de incluirlo en un tema y es ahora que surge la posibilidad con esta canción llamada “Otra era ft. Pepper Kilo”. Ya el tema estaba listo y mis voces también y se me ocurrió que el estilo de Pepper sería ideal para montarlo, Pepper accedió y partió como siempre.



Cuéntanos un poco del proceso de grabación y producción, ¿qué buscabas y cuáles fueron los desafíos?


La producción de este álbum en su totalidad se hizo en mi estudio en Bayamón, Puerto Rico, en un periodo de cuatro meses. Sí había temas a medio hacer de proyectos previos, pero la recopilación, organización, edición, mezcla y masterización de los 40 temas se completó en ese tiempo.


Creo que procesar tantos tracks fue uno de los desafíos más grandes, en ese momento encontré que trabajarlos uno a uno en orden alfabético hizo el proceso más rápido y llevadero.



De Vuelta a la Tierra mantiene esas temáticas que ya son un sello tuyo: las patinetas, la vida extraterrestre, el arte y el estilo personal, entre otros. ¿Te encontraste acá con temáticas que nunca antes hayas tocado?, ¿cómo te sientes al explorar esas zonas que te cuestionan sobre lo nuevo?


Me encontré haciendo música sad, música triste, algo que no existe generalmente en este género en el cual los sentimientos no existen. Por lo general, la música que se produce es música bien alegre, o para el “bellaqueo”, la lujuria etc., pero no existen sentimientos verdaderos como el amor o el desamor. Es así que temas como “Frisado”, que es súper sad, o “Princesa”, que es un tema particular, pues tiene un espacio instrumental para hacer un ft. ‘contigo’; más adelante exhortaré a la gente que guste, a enviarme sus versos y eventualmente subir algunos a las plataformas digitales.


¿Qué planes para el disco, sobre todo en estos días de quién sabe pa cuándo coño nos volvemos a ver?, ¿cómo anda el panorama en Puerto para presentar en vivo?


En Puerto Rico aún ahora tenemos muchas restricciones por el Covid y no se permite todavía hacer eventos multitudinarios. Realmente no veo la luz al final del camino aún, en cuanto a eventos live se refiere. Tenemos en mente hacer la mayor cantidad de videos posibles para la promoción de los temas, de hecho simultáneamente al lanzamiento de De Vuelta a la Tierra salió también el sencillo “Kush de Mango ft. Flaccosucio” en todas las plataformas digitales, el cual viene acompañado de un video musical que se grabó parte aquí en Puerto Rico y parte en Madrid con Flacco.