Entrevistas mutuas | Kathia Rudametkin + Ansiedad Tóxica

“Entrevistas mutuas” es una serie de diálogos creativos entre mujeres artistas. Esta vez toca el turno a la violista, cantante y productora Kathia Rudametkin y a la dj, vj y productora Ansiedad Tóxica, álter ego de Krystel Rascón.



Kathia Rudametkin entrevista a Ansiedad Tóxica

Ansiedad Tóxica (Krystel Rascón) es cofundadora, junto con Shakiro Nil y Tahres One, del sello Antimateria Sonora y forma parte del colectivo de No System, parte de su tarea ha sido descentralizar los proyectos y hacer una fusión e intercambio de talentos entre Baja California y la Ciudad de México. También se encarga de conducir el programa Antimateria Sonora a través de la estación de UABC radio FM en Ensenada, donde busca compartir lo histórico, así como lo actual sobre la escena de música ambiental y experimental. Publicó su primer sencillo titulado SOLA en el compilado Hecatombe, con el sello de Nova Fund Recordings; su segundo sencillo, titulado “Birds Are Falling”, se publicó en el compilado A Lot of Love a cargo de The Lot Radio y ha presentado algunos DJ sets con Aire Libre, Wide Radio, No System, Yuyu Records y Discomóvil Por Detroit. Ansiedad Tóxica comenzó sus experimentos sonoros al tomar un curso de Ableton Live, inició con la deformación de discursos políticos y noticieros, complementado con grabaciones de voz, snips de videos, juegos con objetos y un teclado. Ahora, está en una búsqueda de crear un sonido propio, influido por la música ambiental, los sonidos oscuros y melodías melancólicas. Un juego entre capas y atmósferas, un collage de voces, coros y paisajes sonoros, que permiten un diálogo entre las polaridades de lo interno y lo externo, intentando buscar un lugar en el mapa, un paisaje del inconsciente con claridad en las profundidades.


¿Cómo definirías tu proyecto?

Ansiedad Tóxica: Ansiedad Tóxica (VJ / DJ) es un álter ego de Krystel Rascón. Utilizo esta plataforma para crear y colaborar de manera interdisciplinaria por medio de visuales, música y radio. A través de este proyecto, juego con los conceptos de la estabilidad emocional y el uso de memes para hablar y burlarme de mi situación mental. Este personaje me ayuda a sanar la ansiedad y quitar bloqueos tóxicos que a veces no me dejan trabajar, la creación sin prejuicios, jugar. También ha sido un escape de mis estudios de la pintura y el dibujo, en donde me siento libre de experimentar con herramientas digitales, juntando y deformando diferentes capas de información, la transdisciplina.


¿Cómo decidiste comenzar a hacer música y por qué decidiste crear un proyecto alterno al que ya tenías?

Ansiedad Tóxica: Los espacios digitales durante la pandemia crearon una nueva demanda de contenidos digitales para el mundo de la música. Fue por esto que creamos el espacio de producción No Space con el equipo de No System, en donde nos dedicamos a hacer producciones de live streaming, grabaciones de audio y video, así como experimentos audiovisuales. Al estar inmersa en este proyecto, surgió una inquietud por aprender a mezclar y producir música. Al adquirir estos conocimientos, decidí que era momento de transfigurar el proyecto de KPA hacia un proyecto alterno de creación, dedicado a los visuales, música, diseño digital y producción.


¿Qué estás explorando artísticamente por estos días?

Ansiedad Tóxica: En mi obra, el uso de la línea en mis piezas intenta recrear, interpretar, plasmar y deformar el mundo que está a mi alrededor. Juego con la superposición de capas y el movimiento de la pintura, estas capas están conformadas por dibujos, pintura, animación y proyección, las cuales llevan a la deformación y alteración de la pieza. Ahora el reto es integrar mis experimentos sonoros como un nuevo elemento en mis piezas. La pintura ya no es un objeto estático, sino una superficie móvil, que cuenta una historia entre el presente y el pasado. El acto en vivo y el sonido, penetran el tejido de la pintura, cuestiona sus limitaciones, dejando abierta la pregunta sobre el acto de pintar.


*******



Ansiedad Tóxica en entrevista con Kathia Rudametkin

Kathia Rudametkin es violista, cantante y productora. Su educación formal le abrió camino en el mundo de la música clásica y las colaboraciones con disciplinas como la danza en su natal Ensenada. Tras su encuentro con los sintetizadores descubre el mundo de la experimentación y la improvisación sonora, y desde entonces navega entre ambos mundos. Recientemente formó parte del primer sampler del naciente sello Facade Electronics con el track “View From Top”.


¿Cuáles son tus primeros recuerdos con la música? ¿Cuál fue tu formación musical y qué fue lo que detonó que tomaras una dirección más experimental?

Kathia Rudametkin: Mis primeros recuerdos con la música han sido con mi padre. Él toca la guitarra y la armónica, recuerdo que desde pequeña lo escuchaba tocar y cantar. Gracias a él, conocí a grandes artistas del rock, que hasta la fecha son de gran inspiración. Mi formación musical inició cuando iba en la secundaria, entré a clases de violín y desde entonces no lo dejé de tocar. Después, estudié Licenciatura en Música con especialización en viola, y durante este tiempo, tomé varios cursos y talleres de improvisación, con los que me fui abriendo a este mundo de experimentar y de “romper reglas”. Ha sido un camino lleno de retos, pues requiere mucho trabajo interno, personal, para dejar atrás miedos a atreverse a hacer cosas más arriesgadas. En la electrónica, he encontrado un lugar seguro donde puedo explorar nuevos sonidos. Los sintetizadores y pedales de efectos que uso en mi viola son herramientas esenciales para mí, pues abren las posibilidades a la hora de componer en vivo e incluso, son de inspiración al escribir música para instrumentos acústicos.


¿Cómo describirías tu sonido? ¿Cómo preparas tu espacio de trabajo a la hora de producir, qué programas e instrumentos tienes a la mano?

Kathia Rudametkin: Mi sonido es muy variado. Una pieza puede ser muy diferente una de la otra. Lo que amo de la improvisación y composición en tiempo real es que te permite decir lo mismo de mil formas diferentes. Así que mi búsqueda está en expresarme de todas las maneras y direcciones posibles. Evitar llegar al punto de aburrirme al escuchar mis propias palabras o sonidos. Lo describiría como un sonido vivo, en constante evolución. Mi espacio de trabajo debe estar muy bien ordenado y organizado. Me gusta que en todo a mi alrededor exista armonía. Así que antes de empezar, ordeno todo mi escritorio y espacio, a veces en silencio o escuchando música. También preparo mi cuerpo, haciendo estiramientos y movimientos. No soy una persona de muchas rutinas, pero sé que cuando me preparo de esta forma, puedo rendir mejor física y mentalmente. Tengo a la mano siempre mi interface, un par de sintetizadores (Nord Rack 2 y Roland Ju-06A), un micrófono, mi viola y pedales. Uso Ableton Live para grabar y componer. También compongo música para cuerdas y orquesta de cámara, para esto uso Finale y una app del iPad llamada Symphony Pro, que es para escribir partituras.


¿En qué proyectos estás colaborando ahorita y cuáles son tus sueños a futuro?

Kathia Rudametkin: Ahorita estoy colaborando con un amigo de Berlín, a quien tuve el gusto de conocer hace varios años en un festival Nrmal en CDMX, Andreas Reihse, de la banda alemana Kreidler. Cuando viajé a Berlín en el 2019, conectamos muy chido musicalmente, así que hemos estado colaborando ahora a distancia. Ha sido un hermoso reto, ya que estoy explorando un terreno nuevo para mí: escribir poesía. Aunque ya escribía letras para mi música, recitar poemas y agregarle efectos a la voz ha abierto aún más el terreno de la experimentación. Además de esto, estoy grabando arreglos de cuerdas para otros proyectos de amigos músicos que he conocido en mis viajes. Es algo de lo que estoy agradecida en estos tiempos de Covid, nos hemos acercado virtualmente a más artistas porque tenemos que seguir creando. Se han abierto puertas que no había imaginado. Uno de mis sueños a futuro es tocar en vivo, en un teatro lleno de gente, con muchas bocinas y jugar con el espacio. Otro proyecto del que soy parte y me llena de felicidad e inspiración es mi nueva casa disquera, FACADE Electronics, donde comparto junto a otros 4 grandes músicos. No puedo esperar el día en que podamos tocar juntos en un evento. Creo que mi mayor sueño es poder viajar por el mundo compartiendo mi música y aprender de cada lugar y gente a mi alrededor.