Entrevistas mutuas | Ana Paula Santana + Adele Knall

“Entrevistas mutuas” es una serie de diálogos creativos entre mujeres artistas. Esta vez, Ana Paula Santana y Adele Knall indagan mutuamente en sus procesos, el equipo que utilizan para crear, sus diversos proyectos y los lugares y personas que las mantienen motivadas.


Adele Knall entrevista a Ana Paula Santana

Ana Paula Santana (Guadalajara, 1985) es una artista experimental mexicana radicada en Guadalajara que trabaja en los campos del arte sonoro, la música experimental, el arte interactivo, la gráfica, la cerámica, el video y la instalación. Imagina y analiza con sonido y otros materiales fenómenos antropológicos. Comúnmente crea desde las artes experimentales, utilizando el error, la repetición, la disrupción y la acumulación como herramientas creativas, y presta mucha atención a cómo el sonido nos afecta de manera física y psicológica. También está muy interesada en los materiales, procesos y detalles de las profesiones; viniendo de una madre ceramista y un padre impresor, suele buscar los puntos de nostalgia detrás de los procesos mecanizados. Además del sonido, tiene una tendencia a trabajar con la palabra escrita, y muchas veces sus proyectos terminan siendo investigaciones publicadas como ediciones impresas. Ha sido beneficiaria de Jóvenes Creadores del Fonca (2016, 2018) y recientemente obtuvo el reconocimiento Creadores de Paz del Gobierno de México por el proyecto Resiliencia. Su trabajo ha sido expuesto en el Museo de Arte de Zapopan, Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca, Ex Teresa Arte Actual, Museo del Chopo, entre otros; internacionalmente, ha exhibido su trabajo en España, Suiza, Francia, Italia y Alemania.



¿Con qué equipo técnico o instrumentos comenzaste a trabajar? ¿Cómo ha cambiado a través del tiempo? ¿Cómo llegaste al equipo con el que hoy produces, y cómo pudiste costearlo?

Ana Paula Santana: Mi trabajo con el sonido comenzó haciendo periodismo radiofónico. Tenía una grabadora portátil y me gustaba grabar cualquier sonido, especialmente aquellos ocultos o casi imperceptibles. Solía trabajar con el editor de audio de Premiere (que es para edición de video) y hacía experimentos de sonido que eran narrativos, usando palabras, voz y paisaje sonoro. Más tarde aprendí a usar Ableton Live, y con ese programa experimenté con loops, resonadores y otros efectos. Finalmente compré un controlador MIDI de 5 octavas. Y con él empecé a componer melodías. Trabajé en ese formato durante mucho tiempo, con el uso de micrófonos de contacto en busca de activaciones de sonido en el espacio, algo que llamé "Paisajes sonoros de bolsillo” (una pequeña reflexión sobre el acto de grabar paisaje sonoro, que existe en todo momento y en todos los lugares, incluso en el rincón de un bolsillo). Más tarde me di cuenta de la importancia de separarme de la computadora. Para eso tengo dos sintetizadores, pedales de reverb y delay, un pedal de loops y micrófonos, y con ese equipo estoy creando algo que podría clasificarse entre ambient, pop y experimental. ¿Y cómo pude armarlo? ¡Creo que tengo muy buenos amigos! La Boss Loop Station fue un regalo de cumpleaños, el Micro Kong también fue un regalo de una querida amiga que se fue a vivir a otro país y que no podía llevarlo con ella. Las otras cosas las he comprado poco a poco, y algunas las he obtenido con apoyo monetario a proyectos específicos.


¿Hay algún sonido o una palabra que te guste utilizar con frecuencia?

Ana Paula Santana: Utilizo mucho los sonidos acuáticos. Me gusta mucho el comportamiento tonal y armónico del agua, y el recuerdo de la naturaleza que trae consigo. Lo uso para generar instrumentos electrónicos, como una especie de ambientes acuáticos de drones. Además, en términos musicales, siempre estoy en Do mayor, no sé por qué, pero me siento muy cómoda usando esa escala.

¿Cómo te mantienes motivada? Ana Paula Santana: La naturaleza me motiva mucho, la observación de la naturaleza. Me doy momentos para no crear, solo para dejar pasar el tiempo sin pensar en producir. También me motiva mucho escuchar y ver gente que admiro. Por ejemplo, hace unas semanas vi a Concepción Huerta y Mabe Fratti en un pequeño concierto; al día siguiente compuse una canción que tocaré en el concierto de este sábado (¡gracias, chicas!). Por encima de todo, me motiva a escuchar a las mujeres abrir sus corazones y hacer brujería sonora. Y por supuesto, el amor también es un motor muy poderoso. Estando enamorada o melancólica por alguien; o no necesariamente por alguien, también puedo encontrarme enamorada de una nueva ciudad o melancólica por un tiempo o un lugar.

*****


Ana Paula Santana entrevista a Adele Knall

Adele Knall (Austria, 1990) es una música experimental y artista visual austriaca. Mientras estudiaba antropología cultural y social, fundó, entre otras cosas, el proyecto radiofónico “50Hz”, que recibió el Austrian Adult Education Radio Prize en 2017. Trabaja con instalaciones, gráfica, cine en 35 milímetros, performance, video, escultura y sonido, entre otros medios. Estudió arte y medios digitales con Constanze Ruhm, así como escultura textual con Heimo Zobernig. Estudió jazz en Viena. Como cofundadora de la asociación Sounds Queer, investiga, descubre y disemina sonidos electrónicos, y construye sintetizadores. Además de formar parte de varias formaciones musicales, Knall se presenta con frecuencia como solista. Le gusta saltar de un género a otro, de los sketches pop de los loopers a la inmensidad de la música experimental.


Foto: Felix Huber


¿Por qué separas tus proyectos musicales? ¿Y cuáles son las diferencias conceptuales entre ellos?

Adele Knall: Separo mis proyectos solistas musicales, porque son completamente diferentes. Con KNALL toco la guitarra y canto, y uso grabaciones de campo como instrumento adicional. Es muy áspero, y entre pop y punk. Las letras son una característica principal; cuentan diferentes historias de mi vida. Encontré en un sótano una vieja “walking guitar" (esas guitarras pequeñas que la gente llevaba consigo mientras estaba en movimiento, y que también se usaban en sitios vieneses tradicionales como Heuriger, que es un lugar cerca de los viñedos para disfrutar de un montón de vino). Tenía una gran grieta en la parte trasera, y dos pequeñas en la parte delantera. El mecanismo está descompuesto y hay una cuerda que no puedo afinar, así que tengo que afinarla según esa cuerda, y eso le da un sonido muy bajo y agradable. Encontré una agujeta, me puse la guitarra a cuestas y caminé todo un verano por Viena. Así escribí las canciones para ese proyecto. Son acordes muy básicos, a veces solo uno, y la voz luego agrega el resto.

Y KRACH es un proyecto de noise en el que juego con mi sintetizador modular autoconstruido y mi voz. “Krach” es una palabra alemana para el ruido. En este proyecto juego mucho más con las frecuencias y los cuerpos de la audiencia. Es más fuerte, más duro y desarrollé un personaje diferente para él. Tengo un aspecto específico cuando lo toco y actúo más salvajemente en el escenario. Me gusta usar la poesía de acuerdo con ello, y luego grito a la niebla ruidosa. Es una experiencia, y aunque hay un concepto de estructura detrás de ello, intento mantenerlo lo más abierto posible para usar diferentes modos de improvisación.

Y también está Josef Pays, que se basa en frases que escuché o que la gente me dijo y que luego utilizo con voz y looper para construir bocetos de canciones. Capa sobre capa. Y resultan ser canciones al final. Un ejemplo es “How can she behave like that”. Alguien se lo preguntó a otra persona a mi lado mientras me miraba a los ojos. Todo tenía que ver con rechazar un encendedor, porque yo ya tenía el mío en las manos. O “Pretty”, que es del momento en que un fotógrafo que insistía en tomarme fotos, luego dijo que no podía hacerlo porque, según él, no estaba bien afeitada.

¿Qué personaje femenino te ha influido y de qué manera?

Adele Knall: Ana Mendieta fue una de las primeras en dejarme un gran impacto. Todavía era muy joven cuando me puse en contacto con sus obras y me encantó lo valientes, violentas, explícitas, suaves, pensadas, expuestas, políticas, únicas e introvertidas que eran. María Lassing y Valie Export me mostraron otras posibilidades. En lo musical, definitivamente fue Laurie Anderson quien me mostró que usar el lenguaje de una manera distinta está más que bien. Poner capas una encima de otra y crear historias con ello. Pero también Ella Fitzgerald, a quien adoro por interpretar y frasear canciones. También Mercedes Sosa. Las voces fuertes siempre me llevaron –y todavía lo hacen– a otras esferas. Donde la palabra cobra vida, donde las notas se convierten en Tierra. Por supuesto, Chavela Vargas no se puede perder aquí. También tengo la suerte de poder tocar con músicos maravillosos que me influyen cada vez. Ahora mismo escucho mucho a Bikini Kill, Patti Smith, The Linda Lindas, BLOND, Wir sind Helden, Hiatus Kayote, Nneka, Lianne La Havas, Miriam Makeba, Lionoir, Maja Osojnik, Le Tigre, GURLS, Ideal, Lizzo, M.I.A., Fatima, Johanna M. Beyer, Pauline Oliveros. Crecí leyendo mucho a Christine Nöstlinger y Astrid Lindgren, que forman personajes específicos, que son fuertes, independientes. Y muy a menudo esos personajes son femeninos. Pueden resolver casi cualquier misterio, son hijas piratas con enormes castillos, más fuertes que nadie, y luchan por la equidad y la igualdad. Me encantan las obras de Christine Lavant, Heidi Pataki, Yrsa Dailey-Ward, Chimamanda Ngozi Adichie, Koleka Putuma, bell hooks. Son muy importantes. Y ahora mismo estoy leyendo Ojos azules, de Toni Morrison.

¿Cuáles son tus planes para México, y qué esperas recibir de tu visita?

Adele Knall: Tendré oportunidad de pasar un año en México por un programa de intercambio. Hasta ahora, no tengo planes específicos, de alguna manera he dejado que las cosas pasen durante el último año y medio. Lo que sé es que estoy buscando nuevas colaboraciones, otros cánones, nuevas formas de crear y no tantas crudas de pulque. Estoy muy ansiosa por conocer la escena experimental y nuevos músicas, artistas. ¡Así que espero verte pronto!



Ana Paula Santana y Adele Knall se presentan este sábado 28 a las 20:00 horas en el auditorio virtual de Casa del Lago como parte de FemLab, programa de conciertos y actividades protagonizado por mujeres que actualmente operan en el ámbito de la producción musical electrónica en México y Europa. Accede al concierto a través de este link.


Presentado por el Centro Cultural de España en México (CCEMx), en colaboración con las embajadas de los países participantes –en este caso Austria–, con el apoyo de EUNIC y Casa del Lago UNAM, FemLab se plantea la misión de difundir el trabajo de mujeres artistas de distintas generaciones y estilos musicales, así como generar materiales didácticos accesibles de manera gratuita y en línea que contribuyan a formar a nuevas creadoras en todo el mundo.