Pasiones de juventud: una charla con Little Steven

Platicamos con el guitarrista, cantante y productor Steven Van Zandt sobre su álbum en vivo Macca to Mecca!, su experiencia grabando junto a Paul McCartney y otros momentos transformadores de su vida.


Por Enrique Blanc (@enrique_blanc)


La carrera artística de Steven Van Zandt dio inicio el día que se integró a la afamada Banda de la Calle E, el grupo que por años ha estado respaldando musicalmente a Bruce Springsteen, allá a mitad de los 70, a punto de entrar en la grabación del clásico álbum Born to Run. Al igual que algunos otros de sus reconocidos integrantes, digamos Max Weinberg, Roy Bittan, Nils Lofgren y el ya fallecido Clarence Clemmons, Little Steven —como mejor se le conoce a Van Zandt— ha sabido desarrollar lo mismo una faceta solista, que le ha redituado varios discos, así como una destacada carrera como actor de series de televisión, protagonizando célebres personajes como Silvio Dante en la prestigiada The Sopranos y encarnando a Frank Tagliano en la también muy reconocida Lilyhammer.



En fecha reciente, el guitarrista, cantante y productor dio salida a una de sus grandes obsesiones en la música, interpretando algunas de las clásicas canciones tempranas de The Beatles, pero a su vez colaborando con Paul McCartney, en un álbum capturado en vivo junto a su banda, Disciples of Soul, al que tituló Macca to Mecca! El disco arranca con la presentación en vivo de la participación del bajista del legendario cuarteto de Liverpool, segundos antes de que ambos arranquen con una versión colmada de nostalgia de la referencial “I Saw Her Standing There”. Sobre esta reveladora experiencia y algunas cosas más conversamos con él. Una charla generosa, marcada por la sencillez de quien no escatima compartir las experiencias que considera transformadoras en su vida, las mismas que develan sus más arraigadas pasiones de juventud.



Acabas de lanzar el álbum Macca to Mecca! Me gustaría preguntarte: ¿qué tan importantes fueron los Beatles para tu gusto musical?

Fueron muy importantes para mí desde el comienzo de mi vida. Yo no encajaba en la sociedad, en ningún lugar. No quería ir al colegio, era muy pequeño para los deportes. Realmente no tenía ninguna ambición. Y repentinamente aparecieron los Beatles. Fue la primera vez que vi a una banda, porque no había bandas de verdad entonces en Estados Unidos. Había bandas instrumentales y grupos de cantantes, pero no bandas que tocaran y cantaran, de 4 o 5 personas. Así que fue algo totalmente nuevo para mí. Y me dije, ese es un nuevo mundo del que quiero ser parte. Pero, para el momento en que descubrimos a los Beatles, ellos ya estaban a mitad de su carrera. Habían iniciado como en 57 y llegaron hasta 69. Así que los descubrimos en el 64, y ya para entonces eran increíblemente sofisticados. Eran fantásticos. Las armonías eran perfectas. El cabello, sus ropas, todo era tan perfecto. Nos presentaron un nuevo mundo, ¿sabes? Y los veías y decías: "guau, yo creo que puedo hacer eso". Porque era tan extraterrestre y tan perfecto. Localmente, para nosotros, cuatro meses después llegaron los Rolling Stones. Y ellos no tenían el cabello perfecto, excepto Brian Jones. No tenían armonías. Realmente fueron la primera banda punk, tenían una actitud muy casual. Y como quiero decirlo, de la manera en que quiero formularlo es que: los Beatles presentaron un nuevo mundo, pero los Rolling Stones nos invitaron a entrar en él. Ellos lo hicieron ver más fácil de lo que era. Ambos jugaron un rol muy importante en mi vida.


Supongo que puedes tener una discusión con el propio Bruce Springsteen respecto a esto, porque él siempre se sintió muy identificado con Elvis Presley, quien a su vez fue otro icono en aquellos años, en los comienzos del rock and roll. ¿Lo han llegado a debatir?

Bueno, él es un año mayor que yo, y quizás eso haga una diferencia. Pero yo nunca fui consciente de los tipos de los 50, ¿sabes? Creo que me perdí de todos los 50. Yo más bien sintonicé con los tempranos 60. Comencé a comprar sencillos. Y no tuve ningún artista favorito hasta los Beatles. Ellos fueron los primeros para mí. Y Elvis Presley… Yo nunca estuve interesado en cantantes solistas. Bueno, regresé y aprendí sobre ellos, los estudié, sobre todo cuando empecé mi programa de radio. Tuve que saber todo de todos. Así que aprecio a los pioneros de los 50. En serio lo hago. Y hoy lo sé todo sobre ellos. Pero ellos no me llevaron a hacerlo. No supe nada de ninguno de ellos, pero sí de los Beatles y los Rolling Stones y los Yardbirds. Esas son las bandas que me hablaron sobre la música americana. Yo nunca escuché de Chuck Berry, nada de él. Nunca escuché de Little Richard. No sabía quién era Buddy Holly. ¿Por qué tendría que saberlo? Ya todos ellos se habían ido en el momento en que me convertí en adolescente, en el 63, 64. Todos habían desaparecido. Y fue la “invasión británica”, como la llamamos, todas esas bandas inglesas, The Who, The Kinks, todas las bandas grandiosas, quienes nos hablaron a los chicos americanos sobre nuestra propia música.


¿Podrías mencionar un par de canciones favoritas del repertorio beatle?

Los primeros Beatles… Nos llegó su segundo álbum, que nosotros decíamos que era su primero. El que se llamaba With The Beatles, pero realmente era el segundo álbum. Y ellos ya estaban componiendo canciones fantásticas: “All I've Got To Do”, “I Saw Her Standing There”, “All My Loving”. Todas esas canciones que estaban en el primer álbum eran increíblemente nuevas para nosotros, para nuestros oídos. Los sencillos “I Want To Hold Your Hand”, “She Loves You” y “Love Me Do”. Y muy pronto, apenas después del primer álbum, vino el segundo y luego la película, A Hard Day’s Night; llegaron ese primer verano, como en junio. Así que en cuatro o cinco meses ellos ya tenían su película y eso los llevó a otro lugar, porque ahora tenían 35 pies de altura en una sala de cine. De verdad entrabas en una relación íntima cuando veías películas como esa. Todo ese álbum, la música increíble: “A Hard Day’s Night”, “I Should Have Known Better”, “Tell Me Why”, “I’m Happy Just to Dance with You”. Todos los álbumes que los Beatles lanzaron fueron fantásticos. Elevaron la industria entera. Porque hasta antes de ellos realmente no había álbumes, había sencillos. Podías tener una colección de sencillos. Pero los Beatles nunca tuvieron un relleno en ningún álbum. Todas sus canciones –incluso sus covers– eran buenas. E hicieron covers en cinco discos. Y mucho después de que fueran considerados entre los más grandes compositores, seguían haciendo covers. Y eran grandiosos haciéndolos. Los Rolling Stones también. Ellos iban haciendo cada álbum mejor y mejor. Y diferente. Y eso era nuevo. Era una nueva idea.


¿Fueron estos los días en que te enamoraste de la guitarra? ¿Cuál fue tu primer acercamiento al instrumento que marcaría tu vida?

Sí, sí, esos fueron. Así descubrí a un fantástico guitarrista, George Harrison. Y lo mismo por parte de los Stones: Brian Jones, gran guitarrista rítmico, y Keith Richards, gran guitarrista líder. Esas eran mis dos bandas principales. Yo empecé a aprender en sus primeros discos. Cuando salían en televisión les veía las manos. Esperaba a que la cámara fuera hacia sus manos, y podía ver cuando tocaban los acordes. Así aprendías, en la forma en que la cámara se movía. Y fuimos afortunados. Fuimos la generación más afortunada. Teníamos 7 u 8 programas de rock, cada semana. ¿Te imaginas? ¡7 u 8 programas! Así que había mucho rock and roll en la TV. Y la radio estaba por todos lados. Para mi generación. Y no teníamos nada más. No había computadoras, ni internet, ni celulares ni videojuegos. Nada. Tan solo radio y la TV. Nada más. Y eso era todo lo que necesitábamos.



¿Cómo conectaste con Paul McCartney para que colaborara en el álbum?

¿Paul McCartney? Comenzamos con la gira inglesa. Esto fue en 2017, la gira Soulfire. Un día llegué tarde porque estuve filmando la noche anterior. Estaba cumpliendo uno de mis grandes sueños, que era grabar una cinta con Martin Scorsese; hice un pequeño papel en El Irlandés, un breve cameo, unos cuantos segundos, pero fue muy emocionante. Y llegué a la prueba de sonido bastante tarde, por el vuelo. Y como cinco minutos después, recibí una llamada en la que me dijeron: “Paul McCartney quizás viene a tu concierto”. Y ahora, ¿qué voy a hacer? Tengo que preparar algo, por si acaso. Y en cinco minutos, hice un rápido arreglo a lo Little Richard de “I Saw Her Standing There”, una de sus primeras canciones. Yo sabía que a Paul McCartney le gustaba Little Richard, porque si no hubiera sido por él y por los Beatles, yo nunca hubiera escuchado a Little Richard. Okey, eso es seguro, pensé, por si acaso sucede algo. Y al poco tiempo que Paul llegó, me dije “relájate esta noche, no sientas ninguna obligación, no tienes que salir, nunca socializas, trabajas todo el tiempo…”, ¿sabes? Llegó con su maravillosa esposa Nancy y se sentaron con mi esposa Maureen. Se la pasaron bien. Ni siquiera pensé en que subiera al escenario. Así pasó todo. Estábamos haciendo el encore, y salimos para tomar una pausa. En eso mi roadie viene corriendo y me dice: “Paul McCartney viene al escenario”. ¡Y aparece con una guitarra! Dios mío, fue increíble. Y entramos en la canción. Porque nunca ensayó. ¿Y ahora, qué vamos a hacer? Y ello evidenció que es un músico de verdad, de verdad lo hizo, allí no hay truco. Hicimos ese concierto y fue algo de lo más emocionante en mi vida. Y luego continué con la gira inglesa. Llegamos a Liverpool, donde surgieron los Beatles. Y recuerdo haber leído que, cuando los Beatles eran jóvenes, apenas comenzando, tocaban un repertorio a la hora del almuerzo; a la hora en que las secretarias y los empleados tenían su comida en el club The Cavern. Tocaban durante media hora. Te juro que es verdad. Así que dije: “Llámales a The Cavern, donde vamos a tocar el sábado por la noche, y diles que quiero hacer un set a la hora del almuerzo, por la tarde, media hora.Y dijeron, está bien, no lo hemos hecho por 40 o 50 años, pero hagámoslo.Y así fue. Decidí hacer la mitad del set con canciones de los Beatles, con metales, porque los tenía. Y mitad del set con covers que ellos hicieron cuando tocaban en The Cavern. Y lo divertido de todo es que es un escenario pequeño, puede verse en el DVD. Y, al lado del escenario, hay un muro, y luego un pasillo. Así que pusimos los metales y las chicas en el pasillo, no podíamos verlos, y no sé cómo terminamos las canciones juntos, no lo sé, porque no pude verlos en todo el concierto. Pero fue muy divertido tocar… Porque el rock and roll es mi religión. Así que Liverpool es mi meca y Macca es el apodo de McCartney. Por eso lo llamamos Macca to Mecca!


Una gran historia, Steve. Dime. ¿sueles compartir estas anécdotas con algunos de los miembros de la Banda de la Calle E? ¿Cuál de todos ellos es quien te escucha con más atención?

Bueno, hablo con Bruce casi todos los días, hablamos sobre cosas. Y con quien probablemente me comunico más es con Max (Weinberg, el baterista del grupo).


¿Hay planes para algo nuevo en cine o televisión?

No de momento. Hice gira por tres años, 2017, 18 y 19. Fuimos de la gira Soulfire a la gira Summer of Sorcery. El DVD de esta sale en junio. Escribí un libro que saldrá a fines de septiembre, Unrequired Infatuations, mi autobiografía. Los secretos del universo están en ese libro. Pero no creo que haya nada de TV o de cine este año. Veremos. El 21 todavía se ve muy frágil. Yo creo que más bien en 2022 estaremos de nuevo en el camino con la Banda de la Calle E. Lo espero y espero verte por ahí. El 2021 aún no lo sé. Ha estado loco. Porque en un minuto el virus se ve bien, y luego otra vez se ve mal, rebotando entre estado y estado, región y región. Es difícil planear cualquier cosa.


¿Qué te viene a la mente si te digo “México”?

¡Carlos Santana! (Risas) No lo sé. Tequila. Y tostadas. Y sabes, la comida mexicana es muy popular aquí y en todo Estados Unidos. Y también la música. Utilicé algo de música mexicana en mi álbum Summer of Sorcery. Podrás escucharla. El DVD saldrá en junio, pero el álbum ya se lanzó. Es una canción que se llama “Superfly Terraplane”. Hay una sección a la mitad en la que hago algo mexicano allí. La música es siempre parte de nuestra cultura, estamos muy integrados, creo. Porque la mitad de nuestro país era su país en el principio. Así que somos como una mezcla de los dos. Y estamos muy cerca, somos primos cercanos.