Brian May: dentro y fuera de Queen.

Por: Diana Bonequi


Hablar de Brian May es tanto inspirador como desalentador. Después de todo ¿cuántos podemos decir que tenemos un doctorado en astrofísica y al mismo tiempo formar parte de uno de los grupos de rock más valiosos de todos los tiempos? Pocos estamos a la altura. Este 19 de julio se festejó el cumpleaños número 73 del reconocido guitarrista británico, que no deja de sorprendernos al mantener el espíritu de Queen presente.


Foto: Getty


Uno de los rasgos más notables del artista es su capacidad para adaptarse a las necesidades que exige el éxito. Al contar con el sustento económico que una familia humilde podía ofrecer, una guitarra eléctrica estaba fuera del alcance de las manos adolescentes de Brian; esto no lo detuvo. Con ayuda de su padre, un ingeniero electrónico, Brian se dio a la tarea de fabricar su propia guitarra eléctrica en 1963. De escombros recogidos de materiales sin relación a instrumentos musicales, Brian y su padre reciclaron botones, agujas, madera, entre otros elementos, para elaborar la guitarra que ayudó a consolidar la marca comercial del músico.




Un año y medio después, la llamada la “roja especial” (en inglés “The Red Special”) nació. Con ella, el sonido particular de Brian empezó a definirse. Para tocar el inigualable instrumento, May utiliza hasta el día de hoy, una moneda de seis peniques en lugar de una plumilla convencional. Como explica en la entrevista a Premier Guitar, la moneda le dio la sensibilidad y estabilidad que él necesitaba para tocar de manera única y representar adecuadamente la imagen que Brian se ha encargado de proyectar al mundo.



Foto: BBC


Brian May abarca por completo la definición de artista multifacético, pues sus dones como guitarrista y artesano no logran llenar su nombre. Su habilidad musical también se muestra en ámbitos de la voz, la composición y el teclado; May es un cantante prodigioso como se aprecia en “Too Much Will Kill You” (1988), como compositor, creó algunos de los éxitos más reconocidos en la historia del rock como “We Will Rock You” (1977) y, en ocasiones, asistió como tecladista de la banda Queen.


Con sorpresa, muchos amantes de rock descubren la parte académica que no se espera del artista, su pasión por las ciencias persistió a lo largo de los años. Por un lado, Brian May formaba Queen junto con Freddy Mercury y Roger Taylor (a la que después se le uniría John Deacon); por otro, terminaba su carrera en física y astrología. La fama que estalló con Queen interrumpió su doctorado, el cuál retomaría y le daría conclusión en el año 2007, más de 30 años después.



La diversidad de experiencias y conocimientos que Brian May recolectó a lo largo de su juventud, rindió frutos que millones de fans disfrutaron en las canciones de Queen. La banda británica tuvo un auge extraordinario en los años 70 y 80, fue un grupo inesperado, desconcertó al mundo creando música y conciertos revolucionarios al fusionar al performance rockero con la representación escénica. Esta singularidad no fue aleatoria, cada uno de sus elementos tuvo un papel primordial para instituir la originalidad que todavía marca al grupo de rock. Brian May, sin duda, aportó su personalidad y el sonido único de la guitarra que tanto esfuerzo le costó. En la actualidad, Queen sigue activo, con vocalistas como Adam Lambert y Paul Rodgers y, aunque existe mucha controversia sobre la relevancia de la banda sin Freddy Mercury, es importante recordar que integrantes como Brian May continúan llenando de vida y conmoción a los escenarios.



Gunk

Legal

Redes

Jab

Hook

Blast

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco

Contacto

Leak

© 2020 Gunk